LOMO DE BELLOTA
100% IBÉRICO

– ROSCAL –
HECHIZO NATURAL

El lomo ibérico de bellota de Arturo Sánchez es un hechizo natural: hechizo, porque embelesa al instante, y natural, porque es cautivador per se, sin pretenderlo. La propia condición de esta pieza hace que tenga una gran infiltración de grasa que le da ese veteado peculiar e inconfundible.

El resto se debe al exquisito adobo perfeccionado durante generaciones con especias naturales y un extraordinario pimentón de La Vera.

Sólo los mejores lomos llegan a este proceso. Han de ser piezas impecables ya en fresco que, después del adobo, se embuchan en tripa natural para secarlas en campana al calor de la leña de encina.

Ése es el mejor complemento a su aroma y sabor, porque enfatiza sus notas características. Tras seis meses de curación en nuestros secaderos naturales, el resultado es un producto elegante, con un sabor delicadamente intenso y con gran permanencia, como si quisiera que el paladar nunca lo olvidara.

NOTAS de cata del Lomo ibérico de bellota Arturo Sánchez

ASPECTO

  • El lomo ibérico de bellota presenta una cobertura perfecta y atractiva por el color del adobo natural. Al corte, se logran unas lonchas de color sonrosado, alternado con las vetas de grasa asimétrica. La combinación propia del ibérico de bellota criado en la dehesa.

TEXTURA

  • Firme y compacta. Sensible a la presión. Es muy agradable en la masticación por la alternancia entre el magro y las finas vetas de grasa fundida.

AROMA

  • La intensidad del aroma va ampliándose desde la nariz, hasta el paso en boca y permanece nítida en el posgusto. Las notas aromáticas del adobo, la carne y el ahumado de leña de encina están bien integradas y se aprecian desde el corte.

SABOR

  • Limpio, nítido, a ibérico y adobo natural. Permanece lineal desde la entrada en boca y ofrece un largo posgusto. Es un lomo sabroso y firme por la excelente solubilidad de las especias en la saliva.

INFORMACIÓN nutricional del lomo ibérico de bellota (POR 100G)

KJ/KCALPROTEÍNASGRASAS
1445/34544.2 g17 g*Saturadas (6.60 g)
HIDRATOS DE CARBONOAZÚCARESSAL
3.8 g< 0.1 g4.2 g

CÓMO experimentarlo

La verdad del Jamón Ibérico

La temperatura, como con el jamón y otros embutidos, ha de ser de unos 24 grados. El corte clásico, en lonchas de un par de milímetros de grosor, permite pegar al paladar esa fina expresión de magro y grasa entrelazados.

También se puede cortar la pieza en horizontal. Así cambia el veteado y se obtienen lonchas más largas que dan mucho juego en originales recetas.

De sabor suave y persistente, hay a quien le gusta combinarlo con una base de salmorejo, saborearlo en tacos…

Experimentar el lomo ibérico de bellota es un placer que admite casi cualquier antojo creativo en la cocina.

PARA beber con Lomo ibérico de bellota

Manzanilla de Sanlucar de Barrameda, fino, amontillado, blanco seco con madera, vermut Rojo de Reus y cerveza tostada son los mejores acompañamientos del lomo ibérico de bellota.

Formatos lomo iberico

OTRAS CALIDADES

LOMO DE BELLOTA 75% IBÉRICO
Fibrán

El sabor intenso del auténtico lomo de bellota. Elaborado con la caña de lomo de bellota, adobado a mano sólo con especias naturales, atado a mano y secado en campana de leña de encina. Se diferencia del roscal por la tripa en la que se embucha, denominada Fibrán. La curación en secaderos naturales se realiza durante más de seis meses.

Por ello, logran ese desarrollo muscular y óseo completo, siempre en la dehesa, corriendo en libertad y alimentándose con las extraordinarias bellotas de encinas y alcornoques.

Así, engordan o reponen en la segunda montanera hasta 70 kg. De estos cerdos salen nuestros jamones de bellota 75% ibéricos con un mínimo 36 meses de curación, siempre en nuestros secaderos y bodegas naturales de Guijuelo.

También disponible en formato deshuesado y loncheado.

LOMO DE CEBO DE CAMPO 50% IBÉRICO

La jugosidad y el sabor que nos invitan a seguir degustando. Elaborado con la caña de lomo de nuestros cerdos de cebo de campo ibéricos, adobado a mano sólo con especias naturales, atado a mano y secado en campana de leña de encina. La curación en secaderos naturales se realiza durante más de cinco meses.